ZARAGOZA DEBE MEJORAR LA CALIDAD DEL AGUA

Desde la Asociación Vecinal Las Fuentes nos hemos adherido al siguiente manifiesto de varias entidades y colectivos, entre ellos la FABZ, en el que se reclama una actuación de las administraciones públicas para mejorar la calidad del agua de boca que bebemos los vecinos y vecinas de Las Fuentes y de toda la ciudad de Zaragoza. Reproducimos el manifiesto que se ha remitido a medios  e instituciones para que lo podáis leer:

Zaragoza debe mejorar la calidad de su agua de boca

El abastecimiento de agua de calidad a Zaragoza está lejos aún de estar resuelto en su totalidad. Es cierto que es apta para el consumo humano y cumple los parámetros de salubridad sanitarios, pero al mismo tiempo, es igualmente cierto que Zaragoza podría beneficiarse de una calidad mucho mejor, que, sin ninguna duda, repercutiría en el estado de su salud y de su economía.

Tanto el Ayuntamiento de la ciudad como el organismo de cuenca y la propia DGA, en el último tercio del siglo pasado, mantenían que “Zaragoza dispone de agua abundante pero su calidad es muy deficiente” y aducían que ello era debido a “los vertidos contaminantes de ciudades industrializadas aguas arriba de la ciudad, el alto contenido en sales de la depresión salina del valle medio del Ebro y el que miles de hectáreas de regadíos realicen aportaciones a los ríos con fertilizantes y pesticidas“.

En 1975 el Ayuntamiento de Zaragoza solicitó un caudal de 6 m3/seg del sistema de Bardenas, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) lo informó favorablemente y fue en 1983 cuando el pleno del Ayuntamiento acordó este abastecimiento.

En 1998 comenzaron las gestiones para alcanzar este objetivo aprovechando las infraestructuras hidráulicas ya existentes, para que Zaragoza y otros 46 ayuntamientos de su entorno, se beneficiaran de esta importante inversión (166 millones de euros) cuyos convenios de explotación se firmaron en 1999. Diez años después, empezó a funcionar el sistema y gran parte de la población de la comarca de las Cinco Villas y estas poblaciones cercanas beben aguas cien por cien del río Aragón.

No fue así en Zaragoza, que siguió abasteciéndose desde su tradicional suministro del Ebro por medio del Canal Imperial, aunque también del rio Aragón a través del Canal de las Bardenas.

Entendemos, que no deberían ser razones estrictamente económicas las que determinen las proporciones de las diferentes fuentes de suministro que deben constituir el agua de boca de la población, sino la mejor calidad del servicio público que se pone a disposición de los hogares de Zaragoza.

Hoy, con un consumo de 60 hm³ al año, el abastecimiento de la ciudad se satisface con apenas 2 m³/seg., lejos de los 6 m³/seg aprobada por la CHE en 1975. Y dado que el canal de Bardenas traslada desde su cabecera 60 m³/seg. parece perfectamente posible que éste pueda ser el suministro del agua de boca de Zaragoza.

La Sociedad Estatal Aguas de las Cuencas de España, S.A. (ACUAES), encargada de acometer la gestión directa de las actuaciones encomendadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPAMA), señala que en primavera- verano el agua llega en continuo hasta nuestra ciudad. No hay que bombear y es la forma más económica de proveer el abastecimiento.
En otoño-invierno, cuando el Canal de las Bardenas está en mantenimiento, se toma el agua del embalse de regulación de Laverné, próximo a la acequia de Sora.

A la comunidad de regantes del Canal de Las Bardenas le resulta provechoso este servicio. Conviene saber que Zaragoza utiliza aproximadamente el 4% de los caudales que puede transportar el canal y aporta el 48% de su mantenimiento.

Las proporciones de agua de Canal Imperial y de Bardenas han sido variables en todo este tiempo. Del 2009 al 2019, se han captado, con carácter general partes iguales del río Aragón y del Canal Imperial.

depuradora de Casablanca

Hay que decir que en 2010 cuando se captó el 90% de aguas de Bardenas, el índice de los parámetros de trihalometanos, nitratos, cloro utilizado, conductividad y sodio mejoraron ostensiblemente, con una reducción entre un 50 y un 80%.

Al recuperarse la captación paritaria los índices mencionados volvieron a crecer, siendo un agua de peor calidad, aunque, como es lógico, mejor que la que se bebía en 2007 antes de que entrara el sistema de Bardenas en el abastecimiento.

Para terminar esta descripción, estamos plenamente convencidos de que Zaragoza tiene un agua apta para el consumo que podría alcanzar la excelencia y con ello una mejora en la salud de sus habitantes, si se aumentara el abastecimiento desde el río Aragón a través del sistema de Bardenas. Para ello no es necesario ningún acuerdo con otras instituciones; el contrato con ACUAES permite hacerlo posible simplemente gestionándolo de forma adecuada.

Constituiría un activo para las empresas que producen bebidas y alimentos con esta agua y una mejora para la hostelería que permitiría servir un agua excelente gratuita en los establecimientos, así como un ahorro muy importante para los ciudadanos (unos 121 litros por persona y año de agua envasada), teniendo en cuenta que el metro cúbico de agua cuesta 1,64 euros y el agua envasada 144 veces más. En torno al 40% de la población no bebe agua del grifo actualmente. Con el 100% de agua del Canal de las Bardenas y buenas campañas informativas disminuirá este porcentaje y no habría necesidad de comprar agua embotellada y con su consiguiente repercusión en los residuos plásticos.

UNA SOLUCIÓN IDÓNEA EN EL CORTO PLAZO

Abastecer a Zaragoza con 20 hm³ más al año desde el río Aragón no supone una merma representativa para los riegos actuales de Bardenas y económicamente, no supondría a la población más allá de dos euros por persona y año. Un euro invertido en el ciclo integral del agua son tres euros invertidos en salud.

Tanto la concesión de agua del Canal Imperial como la del Ebro de que dispone, en este momento la ciudad, debería reducirse y quedar como reserva estratégica para emergencias u otros usos agrícolas, industriales o para infraestructuras verdes.

No obstante, el hecho de que el embalse de La Loteta, como regulador de las aguas de abastecimiento, no haya cumplido con los fines propuestos, obliga a la necesidad de tener a medio plazo un embalse de regulación en las proximidades de la Acequia de Sora.

Para ello es necesario abrir dos vías de diálogo con el Ayuntamiento: Una, que debería materializarse en una reunión de las entidades que firman este documento con el Alcalde de la ciudad. Otra, haciendo efectiva la convocatoria de la Comisión del Agua de la Agenda 21 que reglamentariamente, se tiene que reunir una vez al año y en donde es preciso tratar la situación del ciclo integral del agua.

Es preciso igualmente analizar adecuadamente la depuración del agua y actuar sobre nuestras aguas residuales tal como exigimos que actúen las poblaciones aguas arriba de Zaragoza. Es preciso mejorar nuestros vertidos al ecosistema y exigir a otras instituciones la mejora de los suyos (agrícolas y ganaderas del valle medio del Ebro). La calidad del agua del Ebro como garantía de recurso y como calidad medioambiental exige el esfuerzo de toda la sociedad en su conjunto.

Zaragoza, 8 de Marzo de 2022

COLECTIVOS FIRMANTES:
Amigos de la Tierra
Asociación Naturalista de Aragón -ANSAR-
Asociación por la Defensa de la Sanidad Pública – ADSPA-
Asociación Vecinal Manuel Viola
Comisiones Obreras -CCOO-
Ecologistas en Acción
Federación de Barrios de Zaragoza
Federación Aragonesa de Solidaridad
Fundación Ecología y Desarrollo- ECODES-
Red de Agua Pública de Aragón – RAPA-
Unión de Consumidores de Aragón-UCA
Unión Vecinal Cesaragusta
UGT.

Entradas más antiguas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.