MANIFIESTO VIOLENCIA MACHISTA

Desde hace ya demasiados meses todos los primeros martes de cada mes la Comisión de la Mujer de la Federación de Asociaciones de Barrio de Zaragoza (FABZ) convocaba a una concentración en la Plaza España para mostrar la repulsa ante la violencia machista. Este mes de noviembre, por precausción sanitaria se ha suspendido la concentración presencial, pero como se hizo durante el confinamiento, no se ha querido dejar pasar la ocasión de poner el foco en una de las lacras de la sociedad actual, por lo que la web de la FABZ, barrioszaragoza.org ha publicado un manifiesto, a cargo de la Comisión de Mujeres del Barrio de La Jota, al que desde la AV Las Fuentes nos adherimos.

[box]

Manifiesto noviembre contra la violencia machista

Contra la violencia machista, haciendo un acto de empatía, poniéndonos en lugar de otra, podemos imaginarnos el día a día de estas mujeres.

El control al que se ven sometidas, ninguneadas, despreciadas, golpeadas, violadas, humilladas, acosadas, intimidadas, con un miedo paralizante cuando estando en su casa oyen la llave en la cerradura indicando que ya ha llegado….

Guardan silencio y la principal razón es el miedo, el mal trato habitual que sufren les causa graves daños psicológicos, tantos que no se atreven a denunciar por miedo a sufrir represalias, a perder a sus hijos, a no ser creídas, por vergüenza y lamentablemente también por un sentimiento de desconfianza en las instituciones.

Parece un cuento de terror, pero no, es la realidad que viven estas mujeres y sus hijos e hijas.

Son testimonios contados por víctimas, y no nos mueve el morbo a expresarlo con esta dureza, todo lo contrario, tratamos de sensibilizar a la ciudadanía pidiendo tolerancia cero a este calvario infringido a estas mujeres.No podemos dejarlas solas.

Desgraciadamente, todavía hoy los hay que niegan la violencia machista, pero las cifras son dramáticas: miles de mujeres asesinadas en nuestro país indican un pertinaz goteo que cesa y sí, son demasiadas vidas de mujeres que verán crecer a sus hijos.

El soporte de la familia (cuando la hay) es imprescindible para salir de ese infierno, pero si no es así tenemos la obligación moral de tomar conciencia que la violencia contra las mujeres es un problema estructural, algo a lo que debemos poner freno, mirar de frente y sin miedos, plantando cara a estos indeseables, cuando en el acontecer diario podemos presenciar una escena humillante hacia una mujer.

Alguien ha dicho de las mujeres que “somos la energía más potente del planeta”.

Pues intentemos no desperdiciarla.

[/box]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.